PORTADA PRINCIPAL

domingo, 5 de abril de 2015

SOLEMNE Y PARTICIPATIVO PRIMER ÁNGELUS EN EL PÉSAME A LA VIRGEN DE LA SOLEDAD.

Gran asistencia de fieles a lo largo de la mañana, especialmente en el acto del Ángelus.


LA COFRADÍA DE LA SOLEDAD REALIZA POR TERCER AÑO CONSECUTIVO, EN LA MAÑANA DEL VIERNES SANTO, EL PÉSAME A LA VIRGEN DE LA SOLEDAD, Y LO HACE EN EL TEMPLO DONDE TIENE SU SEDE CANÓNICA, LA IGLESIA DE LA PIEDAD.
SE HA CELEBRADO A MEDIA MAÑANA EL ÁNGELUS CON UNA LITURGIA DE LA PALABRA PRESIDIDA POR EL RECTOR DEL TEMPLO Y CONSILIARIO. DESTACAR LA GRAN ASISTENCIA DE FIELES.

Seguir leyendo toda la crónica pinchando con el ratón abajo en "Más información".


Por tercer año consecutivo la Cofradía de la Soledad realiza el Pésame a la Virgen de la Soledad, acontecimiento que va tomando consistencia y que cada vez tiene más peso en la Semana Santa bastetana.


A las 10:00 horas del Viernes Santo se abrían las puertas de la Iglesia de la Piedad, en cuyo presbiterio (Altar Mayor) se hallaba colocada la imagen de la Virgen de la Soledad, alumbrada por una sencilla y sobria candelería. A partir de ese momento el desfile de fieles ha sido incesante y abundante a lo largo de toda la mañana hasta las 14:00 horas, cuando se han cerrado las puertas del Templo.


En ningún momento han faltado hermanos y hermanas de la Cofradía custodiando la imagen y rezando ante ella. El silencio de la Iglesia, la poca iluminación y la música de fondo han invitado y ayudado a la oración. Han sido muchas las personas que se han emocionado y hasta llorado ante la Señora. 


A las 12:00 horas se iluminaba el Templo y especialmente el Presbiterio. Daba así comienzo el solemne Ángelus que ha sido presidido por el Párroco, Rector del Templo y Consiliario, Don Emilio José Fernández. La celebración ha comenzado con la incensación de la imagen y después el rezo del Ángelus. A continuación daba comienzo la Liturgia de la Palabra. Se han leído dos lecturas y se ha hecho un salmo interleccional. El Sacerdote ha leído el Evangelio y ha hecho una breve homilía, a la que ha seguido la oración de los fieles (peticiones). Toda la asamblea ha leído dos himnos a la Virgen y rezado un salmo. Se ha terminado con la oración del Padrenuestro y con el canto de la Salve. Después todos los fieles, en fila ordenada, se han acercado hasta la imagen de la Virgen de la Soledad para mostrarle sus respetos y cariño con una inclinación de cabeza al pasar ante ella.


















Fotografías cedidas por Doña Carmen Eva Mateos.