PORTADA PRINCIPAL

sábado, 16 de enero de 2016

TERCERA CHARLA DE FORMACIÓN COFRADE DE LA PARROQUIA DEL CURSO 2015-2016.




Seguir leyendo toda la crónica pinchando con el ratón abajo en "Más información".


En noche del viernes 15 de enero, en la Sala de Juan Pedernal del Convento de la Merced, las hermandades y cofradías de nuestra Parroquia asistieron a la tercera de las charlas del III Curso de Formación Cofrade. El tema expuesto ha sido "La misericordia en la piedad popular", y el ponente ha sido Don Carlos Valle, Profesor de Religión y licenciado en Teología, Secretario del Consejo Parroquial de Pastoral de San Juan Bautista de Baza, y administrador del blog www.semanasantadebaza.com. Tiene una relación estrecha con todas las hermandades y cofradías de nuestra ciudad.

La charla ha sido una amplia exposición de una realidad tan compleja como lo es la Religiosidad Popular, tan presente en la Iglesia desde sus comienzos y en la cultura de todos los pueblos, formando parte de la identidad y razón de ser de millones de hombres y mujeres, y de la sociedad en general.

El ponente ha comenzado definiendo lo que significa en sentido bíblico la palabra "misericordia" y las motivaciones que han llevado al Papa Francisco a convocar a toda la Iglesia universal en el Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia.

Después ha definido lo que significan los términos "liturgia" y "culto / cultual", para explicar después todo lo que forma parte de las prácticas religiosas populares, poniendo ejemplos y fotografías de celebraciones que se hacen en lugares de nuestra diócesis de Guadix.

Valle ha entrado en el debate que hay, dentro de la Iglesia, en cuanto a la acogida por parte de unos de la riqueza y la ayuda que supone la piedad popular; y el rechazo por parte de otros que no la comprenden por clasificarla dentro del mundo de la superstición, la idolatría y lo meramente antropológico. Por eso ha insistido en que los cristianos de nuestro tiempo hemos de proteger de contaminaciones ideológicas nuestras prácticas piadosas para que no se paganicen y se conviertan en actos vacíos de contenido y sentimiento religioso.

Don Carlos Valle ha propuesto que ha de haber en todo momento un equilibrio entre las celebraciones litúrgicas (Sacramentos, Liturgia de las Horas...) y las celebraciones y actos de piedad, en donde las segundas complementan a las primeras. Al mismo tiempo ha de haber un buen entendimiento entre todos los miembros de la Iglesia en el respeto a las prácticas populares, pidiendo también que los fieles se dejen acompañan y conducir por los pastores con el fin de que no se den ni se llegue a exageraciones. 

Ha habido especial mención a las hermandades y cofradías, a la forma en la que deben de realizar los cultos propios a sus titulares. El ponente ha subrayado el amor a la Virgen María expresado en la religiosidad popular, pero advirtiendo que nunca puede estar desvinculado del principal amor que todo cristiano ha de tener: amor a Cristo, que se hace presente en el Sacramento de la Eucaristía y al único que se ha de adorar. Ha señalado que la religiosidad popular subraya algunos aspectos de la teología y de la espiritualidad cristiana más que otros, pero que nunca podemos dejar de tener presente que la base de todas las celebraciones cristianas está en la Resurrección del Señor. La devoción a los Santos como intercesores y como modelos a seguir para ser también nosotros santos no debe derivar nunca en la superstición ni en lo mágico, y que las reliquias de los Santos tienen su valor en lo que nos recuerdan más que en su autenticidad o no. Valle ha animado a que también cuiden las prácticas de caridad, especialmente en este Año de la Misericordia, como uno de los pilares que sustenta la vida cofrade.

En definitiva, que la religiosidad del pueblo es una riqueza de la Iglesia que ha ido surgiendo y transmitiéndose de generación en generación, como un instrumento que refleja nuestras verdades de FE y nos puede ayudar, con su sencillez y buena práctica, a vivirla y anunciarla, pues también es una forma de evangelizar.