PORTADA PRINCIPAL

sábado, 12 de diciembre de 2015

SEGUNDA CHARLA DE FORMACIÓN COFRADE DE LA PARROQUIA DEL CURSO 2015-2016.




Seguir leyendo toda la crónica pinchando con el ratón abajo en "Más información".


En noche del viernes 11 de diciembre, en la Sala de Juan Pedernal del Convento de la Merced, las hermandades y cofradías de nuestra Parroquia asistieron a la segunda de las charlas del III Curso de Formación Cofrade. El tema expuesto ha sido "La Estación de Penitencia como expresión de misericordia", y el ponente ha sido Don Manuel Amezcua, Párroco de Nuestra Señora de Gracia, en el Barrio de las Cuevas de la ciudad de Guadix.

La charla ha comenzando subrayando que la identidad propia de todo bautizado es la de ser hijo de Dios y hermano de los demás hijos de Dios; y la respuesta que cada bautizado ha de dar en consecuencia con su bautismo es la de ser "sacerdote, profeta y rey" por estar ungido y unido al Ungido de Dios, el Mesías. Todo lo demás que forma parte de nuestra identidad individual es circunstancial y no definitivo.

Después, ha aclarado la diferencia entre procesión y estación de penitencia que en ocasiones se utilizan erróneamente como sinónimos mientras que en realidad son antónimos. Además ha advertido de uno de los peligros en los que las cofradías puede caer, el de "cuidar tanto el escaparte que se que da olvidado y descuidado el contenido de la trastienda". Insistiendo en esta realidad, ha seguido afirmando objetivamente que de manera general se dedica en ocasiones una gran cantidad de tiempo a la parte externa de todo lo que envuelve el mundo de las cofradías y se olvida lo esencial de una verdadera hermandad, en la que tiene que haber preferencia por la caridad, por la formación y por la celebración-culto, todo ello desde la devoción a sus titulares. 

Por último ha explicado cómo la misericordia ha de primar en la convivencia entre los mismo hermanos de la fraternidad y de éstos con los consiliarios. Ha hecho énfasis e invitación en la importancia del Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia para que que se viva como un don y una gracia de Dios.