PORTADA PRINCIPAL

sábado, 2 de enero de 2016

LA VIRGEN DE LA MERCED, VESTIDA DE BLANCO Y ROJO EN EL TIEMPO DE NAVIDAD.




Seguir leyendo toda la crónica pinchando con el ratón abajo en "Más información".


La imagen de la Virgen de la Merced, titular mariana de la Agrupación Parroquial del Santo sepulcro, que tiene su sede canónica en la Iglesia de la Piedad, ha sido vestida por Don Javier Mateos con saya blanca y manto de color rojo para el tiempo litúrgico de la Navidad.

CATEQUESIS

Para la liturgia y la iconografía cristiana los colores tienen un gran valor simbólico, y su uso no es tanto por cuestión de estética como por expresión de los contenidos de la fe.

El color rojo es el del fuego y el de la sangre. Expresa por tanto el amor y la presencia del Espíritu Santo; la humanidad de Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre; y la sangre derramada de Cristo y de los mártires. Su uso en la Liturgia lo tenemos en la Solemnidad de Pentecostés, en el Domingo de Ramos y Viernes Santo, y en las fiestas de los santos y santas mártires. También en el entierro o funeral de un Papa.

Cuando una imagen mariana se viste con el color rojo estamos subrayando que María es la Esposa del Espíritu Santo y al mismo tiempo la Madre del Hijo de Dios, el cual, encarnado en Ella, asume también la naturaleza humana además de la divina que ya poseía.

Por eso no nos ha de extrañar el podernos encontrar en la iconografía cristiana las imágenes de la Virgen María vestidas de rojo, además de ir acompañadas con un Niño Jesús en sus brazos o con un Cristo yacente al que abraza. En ambos casos se subraya la maternidad de María y la humanidad de Cristo.




Fotografías cedidas por Don Javier Mateos.